lunes, 18 de noviembre de 2013

Proceso: Helm (portada para revista Sociedad Tolkien Española)





"Una vez en Cuernavilla sobrevino un largo invierno, y ante el duro asedio dunlendino los recursos escaseaban y el pueblo llegó a desesperarse. Helm empezó a hacer incursiones solo contra el enemigo. Vestido de blanco y bajo el amparo de las tormentas asesinó con sus manos desnudas a mucho dunlendinos, eran tan feroces estos ataques a los campamentos dunlendinos que empezaron a pensar que como no cargaba armas, era inmune a estas. Antes de cada incursión soplaba el gran cuerno de Cuernavilla y los dunlendinos aprendieron a temerle a este sonido.

Una noche el cuerno sonó, Helm salió, pero nunca regresó, cuando el sol salió encontraron al rey congelado, de pie. Aun después de muerto se creía que su espíritu perseguía a sus enemigos, aterrorizandolos hasta la muerte. El montículo donde fue enterrado en Edoras estaba recubierto de simbelmynë, flores que semejaban la nieve donde murió."